4/03/2015

El Teatro Real fue fundado por Fernando VII en 1818, inaugurándose 32 años más tarde, el 19 de noviembre de 1850, por Isabel II. En 1997, tras un largo periodo sin actividad operística, fue reinaugurado por los Reyes Don Juan Carlos I y Doña Sofía.

El Teatro Real está presidido por los Reyes de España y cuenta con el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte y la Comunidad de Madrid como Administraciones Públicas fundadoras. Su principal órgano de gobierno es un Patronato formado por 23 patronos. Es una Fundación Pública, con una relevante participación de la sociedad civil en sus órganos de gobierno y en su financiación.

El Teatro Real se ha erigido como un teatro de ópera nacional de referencia en España, con una proyección internacional muy significativa. Está considerado como la quinta institución cultural española, y la primera en el ámbito de la música y las artes escénicas. Su gestión tiene un carácter autónomo, estable y profesional, como corresponde a las principales instituciones culturales del Estado.

El proyecto artístico del Teatro Real procura la excelencia, cuidando tanto el repertorio lírico tradicional como el contemporáneo, que incorpora la música del siglo XX y las últimas vanguardias. Presta especial atención a los nuevos públicos y también a la difusión de la ópera entre los más jóvenes. La formación de unos excelentes cuerpos estables –orquesta y coro– constituye un objetivo prioritario. El Teatro tiene una alta capacidad de producción propia y dispone de unas modernas instalaciones tecnológicas.

Tras la importante disminución de las aportaciones públicas en más de un 60 %, el Teatro Real acometió un Plan de reestructuración de modo que han reducido los gastos de personal en más de un 20%, los gastos corrientes en un 60 % y se ha conseguido que la institución desde el punto de vista de gestión y desde el punto de vista artístico sea una institución fuerte y consolidada. El Teatro Real tiene un modelo de referencia, el modelo 30/30/30. Es el modelo por el que apostó el teatro en su día y es el modelo por el que han apostado las instituciones públicas, que aportan un treinta por ciento del presupuesto. El patrocinio privado aporta otro treinta. Cuando hablamos de patrocinio estamos refiriéndonos a esa sociedad civil compuesta por los patrocinadores, el sector empresarial, por los amigos del teatro, la Junta de Amigos, el Círculo de Diplomáticos o el Consejo Internacional, que conforman diferentes capas de la sociedad civil vinculada al teatro. La gran institución que es hoy el Teatro Real depende directamente de esa gran respuesta de la sociedad civil, que con su apoyo hace viable este proyecto. A día de hoy el Teatro Real no tiene un euro de endeudamiento y no ha recibido rescate ni apoyo financiero extraordinario de ninguna Administración Pública.

Este año 2015, supone para el Teatro Real no solo el primer ejercicio tras varios años de ajuste económico en el que el Teatro Real va a equilibrar sus cuentas, sino también, un año con grandes retos y acontecimientos para esta Institución.

Por un lado, la conmemoración del bicentenario de la Fundación del Teatro Real y el vigésimo aniversario recordando la decisión de Fernando VII, el 23 de abril de 1818 de poner la primera piedra de la construcción del Teatro Real y el vigésimo aniversario de su reapertura el 11 de octubre de 1997.

Por otro lado, la celebración en el Teatro Real de la CONFERENCIA INTERNACIONAL DE OPERA EUROPA los días 7 y 8 de mayo de este año 2015.

El foco de debate de esta conferencia va a ser la utilización de las nuevas tecnologías como instrumento eficaz para la difusión de la opera y para ello se va a lanzar en Madrid, a través de la retransmisión de “La Traviata”, la PLATAFORMA DE OPERA ON LINE DE ÓPERA EUROPA en el marco del Proyecto Europeo de Ópera Digital (EODP), con el apoyo del programa Europa Creativa de la Comisión Europea por la UER (Unión Europea de Radiodifusión) y del canal de televisión ARTE.