20 NOV

Ópera XXI reivindica el papel de los teatros para liderar el cambio social

Facebook Twitter Whatsapp

Diversos teatros españoles participan en la conferencia de otoño de la organización Opera Europa, que se está desarrollando de manera online para más de 200 miembros de 43 países
 
La pandemia ha obligado a los teatros a reexaminar el diseño de sus programaciones para mantener el contacto con el público. Las condiciones han provocado que las temporadas y festivales líricos españoles, y a los de toda Europa, se adapten a circunstancias en constante cambio y es lógico pensar que tenemos que mirar más allá de estos obstáculos inmediatos y planificar un futuro en el que el mundo habrá cambiado.
 
Con esta premisa encima de la mesa se están desarrollando, de forma online, las conferencias de otoño de la organización Opera Europa, que reúne a más de 200 teatros y temporadas de ópera de 43 países, y que ha contado con el Teatro Real como uno de los anfitriones. Desde allí se pudo conectar con la mesa dedicada a la “Evolución del modelo de la ópera”, moderada por el director artístico del Teatro Real, Joan Matabosch, con la participación del presidente de Ópera XXI y director del Festival de Peralada, Òriol Aguilá; del vicepresidente de Ópera XXI y director general del Gran Teatre del Liceu, Valentí Oviedo; del director general del Teatro Real, Ignacio García-Belenguer, y del director general del Teatro de la Maestranza, Javier Menéndez, en la que se habló de la aportación de los teatros a un nuevo modelo de sociedad y se analizaron, a nivel europeo, las políticas de ayudas públicas a los teatros.
 
El futuro de la ópera pasa por reinventar las artes escénicas y subrayar su papel como motor de un futuro sostenible, igualitario y protagonista de la transformación digital.  Nuestro cometido es convencer a la sociedad de la aportación de la ópera en nuestros días en el terreno cultural, social y económico, apuntó Òriol Aguilá. “Ya hay proyectos encaminados a la paridad en la programación y a la atención a los jóvenes, pero seguimos teniendo una asignatura pendiente en cuanto a nuestra aproximación a la sociedad”. El presidente de Ópera XXI hizo además referencia a los proyectos encaminados a la inclusión, paridad y atención al talento joven en las programaciones. 
 
La percepción social y el propósito de la ópera fue clave en el debate de la mesa. Para Ignacio García-Belenguer, que presentó el programa educativo del Teatro Real y sus activas políticas de acceso para jóvenes, “la implicación social de los teatros es más necesaria que nunca, en un modelo en el que es determinante la unión del sector público y privado”. Un propósito que tiene que adaptarse a los cambios y a los parámetros en los que se moverá una nueva sociedad tras la pandemia. Como comentó Valentí Oviedo, “tenemos que redefinir el papel de la ópera en el siglo XXI y refundar los requisitos de nuestro liderazgo. Es fundamental para encontrar lugar dentro de la sociedad y ser una palanca del cambio. Y en nuestra labor está también explicar la labor social de los teatros”. Como el trabajo realizado ya con colectivos vulnerables, ejemplo que llevó a la mesa Javier Menéndez, “involucrando en los ensayos y llevando a escena y al contacto con el público a personas en riesgo de exclusión social”.
 
Incluso con un cambio de paradigma, apuntaba Joan Matabosch, la ópera como arte de hoy, conectada con la realidad, lleva hablando de nosotros desde hace cientos de años y el público siempre se sentirá identificado con las historias que transcurren encima del escenario. 
 

Ópera XXI reivindica el papel de los teatros para liderar el cambio social