II Premios Ópera XXI

El 12 de marzo de 2020, en el marco de la segunda edición de los Premios Líricos Ópera XXI, la asociación Amigos Canarios de la Ópera de Las Palmas de Gran Canaria (ACO) recogerá el galardón honorífico a la institución cultural, “por su importante tarea de promoción, impulso y difusión de la ópera, con una actividad que se inició en 1967 y que lleva 53 temporadas ininterrumpidas de trayectoria”. Ulises Jaén, director artístico de la temporada operística del Pérez Galdós, habla sobre la trascendencia de este reconocimiento, tras el que ya han cerrado dos acuerdos de patrocinio, y de los principales retos organizativos y económicos de la institución grancanaria, con una actividad marcada inevitablemente en todos sus movimientos por su condición de insular.    

-Tras la última reunión de Ópera XXI hace tres semanas en Oviedo, regresó a Las Palmas con el anuncio de un galardón bajo el brazo.
– Sí, fue una sorpresa cuando se lo comenté al equipo porque no se lo esperaba, no habíamos presentado candidatura y estas siempre son noticias muy agradables. Llega en un momento fundamental para nosotros, porque después del premio hemos tenido reuniones importantes con espónsores y autoridades, y siempre esas reuniones comenzaban de una manera muy positiva con una mención al premio y una felicitación, además de la repercusión que tuvo en la prensa. Y creo además que es muy merecido, por todo lo que ha hecho esta asociación ya desde su primer presidente en el año 67, por el fundamental papel de los socios y por una larga labor casi imposible, con grandes retos organizativos y económicos, realizada en una isla en medio del Atlántico.
 
-¿Qué piden es esas reuniones?
– La mayor preocupación siempre es el tema de la estabilidad económica para que el proyecto se pueda hacer y mantener en el futuro. Hay que pensar que, al inicio de la última crisis, el anterior Gobierno Autonómico de Canarias pasó de una subvención de 700.000 euros a cero. Y la última bajada, de 400.000 euros, la hizo sin previo aviso. Y eso creó un problema económico muy importante. La situación se salvó gracias a esa base de 1.300 socios con los que cuenta ACO y a la gran flexibilidad por parte de la asociación para adaptarse situaciones difíciles.

-¿Qué ha pasado desde entonces?
– En las últimas elecciones ha habido un cambio de Gobierno autonómico y creemos que también habrá un cambio en la forma de apoyarnos. El primer paso ya está dado, tras reconocer ellos que, efectivamente, la temporada de ópera de Las Palmas había recibido un maltrato en los últimos años. Por su parte, El Cabildo y el Ayuntamiento ya ha vuelto a los niveles de apoyo de antes de la crisis y solo nos falta que el INAEM retome también su parte. Creo que este premio ayuda a que todos tomemos consciencia de la magnitud del trabajo de la Asociación en la vida cultural de la isla.

-¿Podríamos decir que la palabra ahora es ‘optimismo’?
– Si me hubiese hecho la pregunta hace mes y medio no sería ésa la palabra. Pero ahora somos optimistas, sí, aunque en la medida justa, sin excesos.

-¿Cuál cree que es la mayor fortaleza de ACO?
– La mayor fortaleza que tenemos son sin duda nuestros socios. Tenemos un modelo asociativo de organización sin ánimo de lucro, a semejanza de otros teatros, que creo que funciona muy bien. Tenemos socios de una fidelidad enorme, que llevan siéndolo 53 años. Esa fortaleza, ese apoyo que percibimos por parte de la sociedad civil, que quiere mantener a toda costa el bagaje y el peso nacional e internacional de una temporada que además fundó Alfredo Kraus, a nosotros nos da mucha fuerza y unas ganas enormes de mejorar y trabajar. Tenemos además una característica que a nosotros nos limita pero todavía les da más mérito a ellos, que es nuestra insularidad. Aunque tenemos socios de Madrid, de Barcelona y de otros sitios, que para venir tienen que viajar y quedarse un día o dos en la isla, más del 99% de los socios son de aquí. Y suponen un activo muy importante para mover todas las inercias y para que las cosas se produzcan. Casi el 60% de nuestro presupuesto viene de activos propios y por lo tanto para las instituciones (el 40% restante se reparte entre cuatro instituciones) no somos una ópera cara. Creo que los números están muy bien balanceados.

-¿La mayor debilidad?
– Fundamentalmente, todo lo que rodea al patrocinio privado. Al no tener una Ley de Mecenazgo que sea realmente útil, que facilite que una persona o empresa vea realmente el beneficio de invertir en una actividad cultural, siempre que intentemos tirar de algún espónsor resultará mucho más complicado. Y en este punto vuelvo al tema de la insularidad, que hace que a nosotros la cosa se nos complique. Pero ante esto tengo que dar una buena noticia, después del reconocimiento de Ópera XXI hemos cerrado dos pequeños acuerdos de patrocinio.

-El apoyo económico se traduce en la capacidad de programación, pero también en el apoyo de los jóvenes valores, como hacen ustedes a través del concurso Alfredo Kraus.
– El concurso lo organiza la Fundación Alfredo Kraus y ACO ha estado invitado en las dos últimas ediciones a formar parte del jurado. Los dos últimos vencedores y cinco de sus finalistas han cantado o lo harán en la temporada. Si se dan las circunstancias y en función de las necesidades que tengamos por los títulos programados para nosotros funciona casi como una audición. Los premios en metálico están muy bien, pero al final al cantante lo que le interesa es cantar, y ahí brindamos nuestra ayuda cuando las voces se adaptan a lo estamos buscando.

-Los jóvenes, también sentados entre el público, se han convertido en la diana de muchas de las políticas de atracción de nuevos públicos en todos los ciclos y teatros. ¿Cómo lo trabajan desde ACO?
– Nosotros tenemos nuestras limitaciones económicas y financieras para poder abordar muchas cosas a la vez. Principalmente nuestra actividad en ese sentido se centra en abrir los ensayos generales a estudiantes de conservatorios y de la Escuela de Arte. Metemos en el teatro a público joven de entre 11 y 26 años, que situamos en el patio de butacas, muy cerca del escenario. Hemos tenido óperas con el patio de butacas lleno de jóvenes. También les paseamos por la zona de bambalinas, por el escenario; que conozcan los diferentes oficios que participan en la ópera y que vean el Pérez Galdós desde otra perspectiva. No sabemos si serán nuestro público del futuro, pero seguro que tras estas experiencias en algún momento se acordarán de que un día estuvieron viendo la ópera, que la conocieron por dentro. Es complicado fidelizar a esa franja de edad, creo que el público de la ópera se vuelve fiel a partir de los 40 o 45 años, cuando hay una estabilidad, cuando empiezan a crecer los niños… Pero sí es importante mostrarles lo que se hace, que lo conozcan. Además de las conferencias que organizamos, los conciertos con la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria, y siempre estamos abiertos a las ideas y opiniones que nos ofrecen los institutos al respecto.

-El próximo febrero levantarán el telón de una 53ª temporada Alfredo Kraus muy recomendada para amantes del belcanto.
– Es una temporada que podría ser del agrado de cualquier persona. La hemos diseñado en homenaje a ese público que, como nosotros, también tuvo dificultades para venir o para renovar su abono en los años de la crisis y ya en los dos últimos años nos ha ayudado a hacer dos temporadas muy exitosas. Queremos devolverles la ilusión de venir. Y también queremos conquistar a la nueva audiencia, captar a ese público que sabemos que está ahí y que, como alguien dijo una vez, ‘le gusta la ópera pero todavía no lo sabe’. Imaginemos a esas personas que puedan venir disfrutar por primera vez de una Bohème o de una Traviata, maravillarse con un L’elisir d’amore, y contar para ello con repartos verdaderamente estelares. Con nombres como Celso Albelo o Jessica Pratt. Y no digamos el debut de Elina Garanča en el rol principal de Aida. Quizá la obra menos conocida por nuestro público sea Falstaff, pero les gustará porque es una obra impresionante. Quisimos hacer una temporada que al presentarla sonara toda ella como un platillo y creo que lo hemos conseguido.

*Para saber más sobre la próxima temporada de ACO en el Teatro Pérez Galdós, pincha aquí