El Festival Castell de Peralada ha presentado su formato alternativo de cara a un verano excepcional a causa del coronavirus. La tradicional cita artística del Empordà se reinventa como una edición virtual gratuita con apenas una pequeña cantidad de público presencial testimonial en representación de colectivos relacionados con la crisis como el sanitario, el cultural, el turístico y el de la comunicación.

El «Festival Castell Peralada Livestream» constará de 11 espectáculos, de ellos 6 estrenos, y se desarrollará del 22 al 31 de julio en streaming a través de su página web. Lo inaugurará el 22 la bailaora María Pagés con una obra de nueva creación en colaboración con El Arbi El Harti, Entremos en el jardín, un diálogo entre el flamenco y la poesía. Los escenarios de esta edición serán la iglesia y las murallas del Carme, con lo que el festival recupera un espacio emblemático de su historia.

El día 25, el artista plástico Santi Moix y la Orquesta Sinfónica del Liceu bajo la batuta de Josep Pons ofrecerán un concierto-performance con la Séptima Sinfonía de Beethoven en homenaje al compositor alemán, y la Música para los fuegos artificiales reales de Händel que se interpretará mientras Moix pinta una obra de grandes dimensiones empleando la técnica milenaria de pintura al fresco. El 27 de julio actuará en el festival el cantante y compositor Alfonso de Vilallonga, acompañado por Pau Figueres, Juan Pastor, Rita Payes y Ianis Obiols, en el estreno absoluto de su último trabajo, Hors de saison, un disco en francés.

La iglesia del Carme acogerá dos veladas en torno a la lírica y la composición: el 28 actuará el tenor David Alegret, que estrenará Canticel, un homenaje a Josep Carner en el 50 º aniversario de su muerte y en el que se estrenarán nuevas composiciones sobre textos del poeta de Alberto García Demestres y Albert Guinovart. El día 30, el barítono malagueño Carlos Álvarez actuará con un recital inédito con canciones del compositor y director de orquesta barcelonés Miquel Ortega y arias de óperas que nunca ha cantado. Cerrará el festival el día 31 el francés Chassol, que actuará por primera vez en Cataluña.

Junto a los espectáculos, el festival programa actividades culturales como el diálogo el 23 de julio entre la soprano Sondra Radvanovsky y el cantante y compositor Rufus Wainwright, que debían actuar por separado en la edición cancelada. Los dos artistas hablarán de la figura operística de la prima donna y de su relación y sus proyectos compartidos. Por su parte, Ortega ofrecerá un taller de composición y Chassol un encuentro virtual en el que hablará de su filme musical Ludi, de sus procesos de creación y del género que ha inventado el ultrascore.

El festival no pone entradas a la venta y la capacidad para público presencial se calcula en 80 personas para la iglesia del Carme y 130 para el escenario de la muralla.