25 FEB

'Un ballo in maschera', de Verdi, vuelve al Teatre Principal de Palma después de 25 años

Facebook Twitter Whatsapp

'Un ballo in maschera', de Verdi, volverá al Teatre Principal de Palma el 26 de febrero, después de 25 años, y se podrá ver también el 28 de este mes y el 2 de marzo. La producción llega procedente del Teatro Regio di Parma, en una coproducción con el Auditorio de Tenerife. La escenografía, a base de papeles pintados, que se podrá ver en el Principal está fechada en 1913 y fue creada por Giuseppe Carmignani, un reconocido escenógrafo italiano de la época, con motivo del centenario del nacimiento de Verdi. El Regio la empezó a restaurar en 2017, de la mano de Rinaldo Rinaldi, y en 2019 se estrenó en la ciudad italiana. Ahora llega al Teatre Principal de Palma en una oportunidad única para ver como era la ópera que se hacía en Italia hace cien años.

Este ‘Ballo in maschera’ cuenta con la dirección escénica de Marina Bianchi y la dirección musical de Andrea Sanguineti y está interpretada en sus principales papeles por Antonio Corianò (Riccardo), Oksana Sekerina (Amelia), Mercedes Darder (Óscar), Alisa Kolosova (Ulrica), Krassen Karagionov (Renato), Tomeu Bibiloni (Silvano), Pablo López (Samuel), Sebastià Serra (Tom), Joan Laínez (juez) y Jordi Fontana (criado). Además, por supuesto, de la Orquesta Sinfónica de Baleares y del Coro del Teatre Principal.

El director del Teatre Principal, Josep R. Cerdà, ha recordado que la versión que se verá estos días es la que sufrió la censura papal, que no veía con buenos ojos una trama donde había un asesinato real –originalmente la obra sucedía en la corte del rey Gustavo en Suecia–. Por eso, la trama se trasladó al Boston colonial de finales del XVII. Cerdà aseguró que «la casualidad ha querido que se haga la rueda de prensa de la ópera ‘Un ballo in maschera’ justo el martes de carnaval y que esta obra, que habla de corrupción y traiciones políticas, sea muy vigente en la actualidad».

 

'Un ballo in maschera', de Verdi, vuelve al Teatre Principal de Palma después de 25 años